Estar en contacto con la naturaleza beneficia nuestra salud, bienestar y calidad de vida. Múltiples estudios científicos señalan que la exposición de nuestro cuerpo a espacios verdes puede atenuar el estrés, la ansiedad y el insomnio, mejorar la cognición, reducir la mortalidad y la morbilidad, incidir en un menor sobrepeso, ayudar a mantener la salud cardiovascular, prevenir algunas enfermedades y beneficiar el sistema inmunológico, entre otros beneficios fisiológicos y psicológicos.  

Además, los espacios verdes en las ciudades también ofrecen servicios ecosistémicos valiosos para la salud humana. Como la mitigación de la contaminación atmosférica, la reducción del ruido, un aumento de la biodiversidad y la regulación de la temperatura paliando los efectos de isla de calor. 

La motivación para proteger los espacios naturales del planeta no ha de ser solo evitar los daños en nuestra salud causados por un medio ambiente deteriorado. También salvaguardar los servicios ecosistémicos qué proveen y multiplicar los beneficios que aportan a la salud humana. 

Por todo esto os recomiendo este libro, " Baños de bosque, una propuesta de salud".

Podéis descargar "AQUI"

Back to Top